Consumo local y costos ocultos del sistema agroalimentario | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“No hay una sola variable asociada a la salud de nuestra tierra que muestre mejoría: las emisiones de Gases de Efecto Invernadero van en aumento, la contaminación y pérdida de ecosistemas es alarmante, la desertificación o pérdida de capacidad productiva de los suelos avanza a niveles críticos, la extinción de especies o de biodiversidad se asemeja actualmente a las mayores que ha vivido el planeta tierra en millones de años.
Múltiples costos (o beneficios) asociados a la producción o consumo de los alimentos no se reflejan en su precio de mercado, lo que se conoce como externalidades. En otras palabras, nadie está pagando los costos que genera, por ejemplo, la contaminación del agua, o las enfermedades que generan alimentos con alto contenido de metales pesados o productos ultraprocesados y azucarados; en contraste, algunos beneficios que genera la agroecología, que además de capturar gases no los emite, no contamina el agua o los suelos y que por el contrario genera múltiples beneficios ambientales y sociales tampoco están siendo internalizados en los precios de mercado.
En La Canasta somos conscientes de esta gran falla del mercado y de la necesidad de ofrecer alternativas al sistema agroalimentario, que no oculten costos en los precios del mercado y por el contrario generen múltiples beneficios a la sociedad en general. Empecemos por mencionar el beneficio económico que reciben más de 50 familias de pequeños productores cada semana con su compra, permitiendo la retención de población campesina, cada vez más escasa; el beneficio para la salud de los más de mil comensales que han recibido canastas en 2019 al consumir productos nutritivos, sin uso de químicos; el que recibe nuestra sociedad al evitar las emisiones de nitratos que generan los abonos químicos, la contaminación de aguas con herbicidas cancerígenos como el Glifosato (Round-up) y la pérdida de suelos por la mecanización y otras prácticas productivas convencionales.
Sigamos luchando juntos por un sistema agroalimentario más sostenible que revierta la tendencia negativa y mejore la salud de nuestra tierra.”