El arte de la siembra - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

“Tenemos que comprometer nuestras manos en la siembra. Que la madrugada nos encuentre sembrando. Crear pequeños tablones sembrados con cariño, con verdad, con desinterés, jugándonos limpiamente por la luz en la penumbra del amanecer.

Trabajo simple que nadie verá y que no será noticia, porque la única noticia autentica de la siembra la da sólo la tierra y la historia y se llama cosecha. En las mesas se llama pan.

Si en cada tablón de nuestro pueblo cuatro hombres o mujeres se comprometen en esa siembra humilde, para cuando amanezca tendremos pan para todos. Porque nuestra tierra es fértil. Tendremos pan y pan para regalar a todos los hombres del mundo que quieran habitar en nuestro suelo.

Si amamos nuestra tierra, que la mañana nos pille sembrando.”

Este fragmento de “La misión de las manos” de Fray Mamerto Menapace, en su libro “La sal de la tierra” y que conocimos en un Manual de cultivos para la huerta orgánica familiar, nos invita a reflexionar sobre el arte de sembrar.

¿Cuántas veces nos preguntamos sobre las experiencias vividas por los campesinos y campesinas que cultivan nuestros alimentos? ¿En el imaginario personal y diario vivir, qué tanto nos preguntamos sobre la producción de alimentos?

Si bien, a nivel local gozamos de tierras fértiles y generosas, detrás de cada alimento está la labor campesina que requiere de un amplio conocimiento de formas y épocas de siembra, condiciones climáticas y suelo, cuidados del cultivo y cosecha; esto complementado con la producción de alimentos sanos y libres de agroquímicos, rotaciones de cultivos, conservación y multiplicación de semillas nativas y criollas, prácticas que promueve nuestra abanderada agricultura ecológica.

En el ciclo agroalimentario de La Canasta, apoyamos a más de 60 familias productoras de alimentos agroecológicos con una historia que promueve la vida, que atesora el conocimiento campesino y que entre muchas más virtudes, dignifica la generación del alimento del presente y del mañana. Gracias por atender a nuestro llamado, participando en esta comunidad que desde la alimentación sana y consciente, valora a quien produce los alimentos.

La receta de la semana es Ají de Huevo con Rocoto