El planeta necesita más consumidores conscientes - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

El consumo está representado en la compra y venta de productos y servicios y es la principal fuerza que ha movido la economía global en los últimos siglos. Pero como resultado, el planeta ha llegado al límite de su capacidad para mantener un equilibrio. La buena noticia es que sí somos conscientes de esta realidad y queremos cambiar nuestro modo de consumir, podemos hacerlo. Está demostrado que acumular cosas no nos da felicidad, podemos tener muchas cosas pero cada vez menos tiempo para aquello que realmente nos hace felices. Por el contrario, las cosas sencillas de la vida como compartir con seres queridos, tener contacto con la naturaleza y hacer cosas que ayuden a construir un mundo mejor, pueden traer felicidad a nuestras vidas. Consumir de forma consciente es un grano de arena más que aporta a un mundo mejor, pues implica tomar decisiones considerando el impacto que el propio consumo tiene sobre la naturaleza y los demás seres con los que convivimos en el planeta.

La Canasta ha podido construir una red de consumo consciente en torno al alimento de origen agroecológico, y ésta es una de las principales razones por la que seguimos ofreciendo canastas con contenido sorpresa, pues es la forma de garantizar que productos que se cultivan y hay en abundancia, puedan ser comprados y llegar a los hogares de los comensales, compartiendo el riesgo con y apoyando al pequeño productor. Al ser una red, estamos interconectados, por lo tanto, comprar y pagar un precio justo es lo mejor que podemos hacer para incentivar a quienes trabajan para ofrecernos alimentos de calidad que no están generando daños ecológicos en su camino.

Si somos consumidores conscientes y participamos en la red de La Canasta sabemos que del valor total que pagamos por nuestros alimentos alrededor del 65% se queda en los productores. Y que por esta razón, no hay punto de comparación entre los precios de un productor industrial con los de una producción artesanal o familiar, porque las dinámicas son muy distintas. Por eso, en la medida de lo posible, orientamos nuestras compras a aportar al mundo que queremos. Y así, cuando consumimos, buscamos alimentos sanos y ecológicos, nos responsabilizamos por los desechos que acumulamos, protegemos a los animales, no utilizamos productos que contaminen el medio ambiente y apoyamos productos locales. ¡Gracias por consumir consciente y responsablemente con La Canasta!

La receta de la semana es Ensalada de quinua