¿Es la sostenibilidad una utopía? | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“La sostenibilidad es una mesa de tres patas: la económica, la social y la ambiental. Regularmente la pata más gruesa es la económica; la ambiental y la social suelen ser consideradas como accesorias y a menudo tratadas, más como un problema con el que hay que lidiar, que como una oportunidad de diferenciarse, sumar valor, reducir riesgos e incluso mejorar la eficiencia productiva y el acceso a mercados exigentes.
La sostenibilidad es en sí misma un término perenne, inmortal, pero su uso oportunista, popular y ligero por parte de empresas y sectores productivos, ha hecho que se pierda la dimensión de lo que ésta implica. Dicho en otras palabras, es una noción tergiversada, mal usada, desprestigiada. Por eso, es importante retomar su importancia y significado, para rescatar su buen uso y aplicarlo.

Pero, ¿es la sostenibilidad una utopía? Ser sostenible o “verde”, por definición, no es nada más que ser razonable y congruente. Siendo así, en La Canasta perseguimos esa utopía, desde el punto de vista positivo del concepto, que entraña más libertad, más justicia, mayor cuidado de la humanidad y del planeta al que pertenece y la soporta, acompañado de una riqueza infinita. La riqueza de semillas nativas de papas, fríjoles, quinuas, guatilas, leguminosas y frutas; de conocimientos y prácticas agrícolas ancestrales de indígenas y campesinos; de recursos naturales, aves, insectos, microorganismos, flora nativa y otros seres vivos. Esta riqueza es la esencia de nuestro quehacer, sumada a las tecnologías agroecológicas modernas, a los sistemas de información y comunicaciones y por supuesto a la consciencia, tanto de los comensales que actúan en consecuencia apoyando y compartiendo esos valores cuando deciden alimentarse a través de La Canasta, como de los productores que siendo también consecuentes le apuestan a preservar conocimiento y a aplicar prácticas agrícolas sostenibles. La Red de comensales y productores es la que nos hace perseguir esa utopía de la verdadera sostenibilidad.

Hoy queremos resaltar el rol de los comensales o consumidores en este ciclo sostenible del alimento. Los consumidores somos el motor de cambio para un planeta realmente sostenible. Actuando en colectivo tenemos la capacidad de cambiar las reglas, nuestras instituciones, el comportamiento de las empresas y los hábitos en nuestros hogares. Nuestras decisiones de compra apoyan, o en su defecto rechazan diferentes sistemas de producción. Usemos ese poder, exijamos y exijámonos mayores esfuerzos para engrosar esas dos patas de la mesa de la sostenibilidad, la social y la ambiental, para mantener un mejor balance. Bienvenidos a cultivar y multiplicar este sentimiento de utopía, recordemos el proverbio africano: “Si quiere ir rápido, vaya solo. Si quiere ir lejos, vaya acompañado”.