Gana gana - ganadería sostenible | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“Otra cumbre por el clima global y la cosa se pone caliente. Pero frescos, Colombia solo aporta el 0,2% de las emisiones globales Gases de Efecto Invernadero. Nuestra cuota está en parte asociada a la deforestación de casi 200 mil hectáreas al año y a los eructos de casi 26 millones de vacas, que además son los ámbitos donde tenemos un alto potencial de mitigación de esos gases: conservando los bosques y áreas naturales y transformando la ganadería en una actividad sostenible. ¿Es esto último posible? Antes de responder esta pregunta, es importante reconocer el papel económico, social, cultural y ambiental que ha tenido la actividad ganadera en el país.

Desde el siglo XVI el ganado llegó a nuestro continente con los españoles, como alimento alto en proteína para los conquistadores y su diseminación en el país fue gracias a las praderas naturales que encontraron. Durante varios siglos la ganadería creció de manera espontánea, superando de sobra las necesidades básicas de alimentación, con lo cual tomó mayor relevancia el uso del cuero y la fuerza de trabajo de los animales. De esta manera, en la medida que se movían los colonizadores, se movían los grandes hatos ganaderos; entre las planicies bajas del caribe y las sabanas llaneras, se comenzó a tejer una relación estrecha entre la ganadería y las tradiciones culturales de los pobladores, las cuales se mantienen hasta nuestros tiempos. Más de 600 mil familias, 80% de ellas pequeñas producciones, se dedican a la ganadería, que genera el 6% del empleo nacional y un 19% del empleo agropecuario.
Volviendo a la pregunta: Sí, es posible hacer ganadería sosteniblemente. En Colombia se ha avanzado mucho en implementar sistemas sostenibles ganaderos como los silvopastoriles intensivos, incorporando árboles en cercas, franjas y potreros con pasturas, más de cinco veces más productivos, con alta capacidad de mitigación de emisiones y de prestación de otros beneficios y funciones a la sociedad. Los sistemas sostenibles ganaderos no solo se desempeñan bien en lo ambiental, también son más rentables, eficientes y competitivos. Sí la ganadería se transforma en Colombia hacia sistemas sostenibles, se podría reducir de 34 a menos de 15 millones de hectáreas el área ganadera nacional, incluso aumentando el hato ganadero, reemplazando pasturas por cultivos sostenibles, agroforestales y plantaciones forestales…todo un gana gana.”