Juntos podemos frenar la desaparición de alimentos - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Es muy sabido que Colombia es una despensa agrícola, gracias a la riqueza de la mayoría de sus suelos y a los diferentes pisos térmicos que tenemos a lo largo y ancho del país. Aquí gozamos de variedad de cultivos y en las seis regiones naturales (Caribe, Pacífico, Orinoquía, Amazonía, Andina e Insular), las diferentes culturas desde tiempo remoto se han especializado en diversidad de cultivos.

Estos cultivos se han desarrollado a partir de diferentes semillas: nativas (originarias de cada territorio), criollas (cultivos introducidos con la conquista y mejorados con técnicas naturales y ancestrales, como el trigo de Soracá, Boyacá) y semillas exóticas (introducidas de otros países o continentes). Todo lo anterior, para dar a conocer o simplemente recordar que la variedad de alimentos con la que nos nutrimos tiene un efecto directo en la permanencia de los mismos. Por eso llama tanto la atención la publicación de EL TIEMPO sobre los cultivos que están desapareciendo en el país: Chirimoya, Anón, Badea, Granadilla de Quijo, Madroño, Papayuela, Guama, Cañafístola, Pomarrosa, Piñuela, Ciruela Hobo, Icaco, Níspero, Pepino de agua, Granada, Motilón, Lima dulce, Chachafruto, Papa china, Oca, Cubio y Olluco (chugua).

Como verán, algunos de los alimentos que están desapareciendo los tenemos disponibles en La Canasta prácticamente todo el año, gracias a los campesinos y campesinas de nuestra red que los salvaguardan en sus granjas y muchos otros los hemos conocido en platos típicos o cuando visitamos plazas de mercado; ahora bien, la gran pregunta es: ¿Cuál es mi compromiso personal en la conservación de alimentos cuando hago mercado, preparo la comida o cuando voy a un restaurante? Si nunca nos habíamos planteado este tema, invitamos amorosamente a que lo abordemos y seamos partícipes de la continuidad de nuestros alimentos tradicionales.

La receta de la semana es Bebida refrescante de yacón