La agroecología nos guía en nuestro quehacer - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

En La Canasta somos fanáticos de la agroecología y hablamos mucho de ella, esta semana queremos aprovechar para mencionar algunas de sus prácticas que usamos en campo. La agroecología no se centra principalmente en el producto, sino que es un concepto que involucra el entorno de los productos también. En las fincas se aplica la agroecología de diferentes maneras. Por un lado, la agroecología da mucha importancia a los suelos. Para que los alimentos crezcan sanos y fuertes, es necesario que el suelo esté bien. Por eso nutrimos nuestros suelos con abonos que hacemos en las fincas preferiblemente. También los alimentamos con microorganismos benéficos y los protegemos cubriéndolos con pasto seco para que retengan mejor la humedad y no se erosionen con el sol, el viento y la lluvia.

Por otro lado, es importante no contaminar los suelos ni las aguas, tanto en las huertas como en general en el entorno, por eso, para el manejo de hierbas espontáneas y para el control de organismos que atacan nuestros cultivos, se utilizan las manos para deshierbar o insumos biológicos, no químicos de síntesis como en la agricultura convencional. Se hacen preparados con ajo, ají, ruda, ortiga y diferentes minerales que nos ayudan a mantener un equilibrio en las huertas sin afectar los suelos, las aguas y mucho menos la salud de quienes cultivamos o de quienes nos alimentamos con las cosechas.

El agua es también un insumo básico para la agricultura y debemos hacer lo posible porque las fuentes hídricas que utilizamos para riego y postcosecha no estén contaminadas con insumos químicos de otros cultivos. Esto es un gran reto porque no siempre tenemos control sobre lo que hacen nuestros vecinos para cuidar las aguas. No obstante, hacemos lo posible por conocer las fuentes de agua y si creemos que es necesario, hacerles tratamientos para purificarlas. Como dijimos, es difícil controlar el uso que le den nuestros vecinos a sus tierras, pero procuramos sembrar barreras vivas que nos sirvan de filtro, tanto para contaminación por el aire como por el suelo.

De cualquier manera, la agroecología se fija también en las personas que hacemos parte de este ciclo agroalimentario y de esta manera, con relaciones justas y solidarias entre todos, procuramos el bienestar común.

Receta de la semana es Limonada de curuba