La biodiversidad y una reflexión de Ana Primavesi - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

El pasado 22 de mayo se celebró el día internacional de la Diversidad Biológica, esta fecha tiene gran relevancia para nosotros pues incide directamente en la biodiversidad agrícola y seguridad alimentaria, principios básicos de la agroecología, en los que estamos en sintonía como la red campesina agroecológica que somos.

Este tema tan apasionante nos recuerda una parte del Seminario-Taller que una vez dictó la maestra Ana Primavesi en Tunja, por allá en el 2003; ella es un referente sobre el manejo ecológico del suelo, por lo que si estamos interesados en aprender sobre agroecología es una gran recomendación para quienes aún no la conocen como referente latinoamericano:

Siempre lo que debo saber es que tengo que tener mayor diversidad en el suelo, porque la biodiversidad arriba del suelo, va a ser la biodiversidad abajo del suelo, no es por la raíz que me refiero, es por la microvida. Hay que tener en cuenta lo siguiente: la microvida del suelo contiene unas enzimas que funcionan restringidas a ciertas estructuras químicas, así que cada planta, cada hoja, tiene sus microorganismos que la descomponen, no es que todas las bacterias y todos los animalitos ahora van a descomponer todas las hojas, cada tipo de hoja tiene su tipo de microbios.

Entonces se cumple aquello de suelo sano, planta sana, hombre sano, por eso se habla de madre tierra, porque ella nos da justamente los minerales que nosotros necesitamos para nuestra salud, la planta transforma estos minerales en sustancias orgánicas que comemos. Por lo tanto, nuestra salud, tanto del cuerpo como del espíritu, depende del suelo, de ahí que le demos tanta importancia al suelo. Si el hombre es sano, es más pacífico que el hombre que está con el espíritu en dificultades. El espíritu del hombre no funciona cuando hay alteración de los nervios porque no hay protección en ellos, son los fosforados los que disuelven la protección de los nervios, de cualquier manera, el hombre se enferma cuando el suelo está decadente.

La receta de la semana es Cubios al tomillo