La botica en casa | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“Hoy queremos compartir con ustedes algunas ideas de cómo elaborar remedios naturales para resolver problemas de salud, frecuentes y comunes en tu casa. Siempre y cuando, éstos no vayan acompañados de síntomas y enfermedades graves.
Uno muy habitual, el resfriado común acompañado de cualquiera de estos síntomas: congestión nasal, tos y dolor de garganta: un remedio muy eficaz para éste, es la infusión en agua de panela de un trozo pequeño (4 cm) de jengibre rallado, yerbabuena, salvia y limonaria (20 g de c/u), mezclado con el zumo de 1 limón antes de servir. Para la diarrea el remedio clásico de las abuelas: jugo de guayaba preparado en una infusión de hojas de cidrón y yerbabuena (20 g de c/u) y 5 g de cúrcuma en polvo. Para el dolor de cabeza: además del reposo, una infusión de manzanilla, yerbabuena y poleo (20 g de c/u). Si a ésta, le añades cidrón y canela y pones una compresa caliente en el abdomen te ayudará a controlar los cólicos, bien sean menstruales o intestinales. Ahora, hablemos de la sábila, con ella se pueden tratar diversos problemas de la piel, como picaduras, heridas, quemaduras, alergias, resequedad y acné, aplicando directamente el cristal de la penca sobre el área afectada. También es excelente desinflamando las mucosas de la boca o tracto gastrointestinal. Así que si hay síntomas de gastritis o irritación intestinal un jugo en ayunas de 100g de yacón, un cuarto de cristal de la penca y un trozo pequeño de jengibre, será bendito. Y para cerrar, hablemos del envejecimiento, una etapa natural del ciclo de vida que empieza a desencadenarse lentamente después de los 30 años y se va acelerando a medida que pasa el tiempo. Desde el punto de vista biológico es un proceso de oxidación y acumulación de radicales libres, en otras palabras, empiezan a pasar factura los excesos alimenticios y otros malos hábitos del pasado y por eso podemos sentir dolores articulares y musculares, cansancio, bajones de defensas y uno que otro achaque. Para esto tres plantas que no pueden faltar en tu casa: Cúrcuma, jengibre y ajo. Bien sea que las uses diariamente en tu menú o prepares una infusión diaria en la noche con 5 g de cúrcuma en polvo o un trozo de la raíz, un trozo de jengibre rallado y 1 diente de ajo macerado (opcional si no quieres oler a ajo) a la cual agregas el zumo de 1 limón antes de servir. La Canasta hoy te dice: ¡Que tu alimento sea tu medicina!”