La calidad de los alimentos desde diferentes perspectivas | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

El tema de la calidad de los alimentos que nos llegan a La Canasta cada martes y que empacamos en las diferentes canastas es un tema que siempre trae consigo muchas discusiones y decisiones, en todos los pasos de este ciclo agroalimentario. Para empezar, en las fincas, la calidad empieza con el cuidado de suelo, rotando cultivos, manteniendo cobertura en el suelo, aplicando compost, preparados diversos, microorganismos, minerales, etc. Todo esto para que los alimentos que se cultiven crezcan lo más sano posible. Durante el crecimiento, se aplican técnicas para mantener la mejor calidad en los alimentos y prevenir los ataques de otros organismos que también quieren comer las delicias que se están cultivando. El primer filtro de calidad es al cosechar y hacer la labor de postcosecha, donde a veces es difícil prever que un pequeño defecto en algún producto va a ser un defecto más grande un par de días después, habiendo sido transportado y manipulado.

Luego en nuestro centro de acopio hacemos el segundo filtro de calidad al pesar y contar todo lo recibido, que luego se organiza para el empaque revisando también la calidad. Por último se empaca cada canasta procurando que los alimentos estén en buen estado. El miércoles temprano, las canastas emprenden su camino para ser entregadas en los hogares de los comensales donde serán usados los alimentos. El objetivo de todo este ciclo es que los alimentos puedan ser consumidos en su lugar de destino y que no toque botar nada por problemas de calidad, y esto debe ser internalizado por todas las personas que hacemos parte del ciclo, desde los productores hasta los comensales. En ocasiones es un reto tomar decisiones al respecto, porque por ejemplo, al cosechar la espinaca que me pidieron, encuentro las hojas un poco agujereadas a causa de una granizada o de un gusanito glotón y es difícil juzgar si quien va a recibir la canasta un par de días después encuentre aceptables o no los agujeros en las hojas y claro está que el defecto haya o no aumentado para hacer que el alimento esté bien o toque desecharlo.

La invitación entonces es para que al recibir un producto que no esté en óptimas condiciones, sepas que su calidad se ha verificado en diferentes ocasiones y habrá sido un error o habrá tenido un deterioro que no se detectó en su momento. Nosotros seguiremos trabajando para que la calidad sea cada vez mejor desde las fincas y así cumplir el objetivo mencionado, pero también los invitamos a aprovechar los productos que no están en perfectas condiciones, en la medida que se puedan aprovechar y así seguir apoyando a pequeños productores agroecológicos mediante el consumo responsable.

Nuestra receta de la semana es: Cubios amarillos en mantequilla