Las inclemencias del clima | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“Este tema es algo que no deja de sorprendernos y también de preocuparnos. Casi todos debemos haber notado que en las últimas semanas, el clima ha estado bastante extremo en Bogotá. Vientos fuertes, sol intenso, mucho frío, poca lluvia, etc. Claro, estamos en época de vientos, como sabemos quienes salimos a volar cometas cada año en agosto, pero si hacemos un poco de memoria, los vientos no siempre han sido tan fuertes, el sol tan intenso y el frío tan penetrante en esta época.
Y si en Bogotá nos damos cuenta de estos cambios extremos, al salir al campo podemos ver su impacto potenciado. La Red de La Canasta está compuesta por fincas en su mayoría a menos de 50 km desde Bogotá, con una que otra finca hasta a unos 120 km de distancia. Mejor dicho, abarcando un área relativamente pequeña. Y si bien aquí, en Colombia, cambiamos de un ecosistema a otro bastante rápido, no deja de sorprendernos que por un lado las fincas en Boyacá y de la zona rural de Usme nos digan que las lluvias los tienen azotados, mientras que las fincas en Subachoque, en La Vega o en el Boquerón estén sufriendo por un clima parecido al de Bogotá con calores intensos y vientos fuertes y muy, muy poca agua.
Doña Anaís, en Usme, ha perdido varias alcachofas por la niebla, la lluvia y el frío, mientras Judith, en Silvania, abajito de la misma montaña, nos dice que no ha llovido hace más de mes y medio y que todo está muy seco. Y, más abajo aún, en el Boquerón, Wilson nos dice que si no llueve en las próximas semanas, los frutos se van a secar y no podrá ofrecernos mucha fruta que digamos. Afortunadamente él tiene una quebrada que pasa por su finca y le sirve para regar y “sostener” los árboles para que no se sequen, pero sin lluvia, los frutos no “engruesan”, aunque la floración previa haya sido buena.
En la finca PazyFlora, ubicada entre el Alto del Vino y La Vega, donde normalmente llueve mucho, todos los campos que la rodean lucen secos y amarillos y ha dejado de bajar agua por varias quebradas.
De cualquier manera, sea porque sobra o falta agua, las condiciones climáticas actuales son más extremas hoy en día y afortunadamente tenemos mayor resiliencia en las huertas agroecológicas biodiversas, no obstante, los cultivos sufren. Por lo pronto, esperamos que vengan las lluvias de octubre y nos permitan seguir disfrutando de los frutos de la tierra.”