Las temporadas de nuestros alimentos - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Cuando vivimos en la ciudad tendemos a desconectarnos de ciertos ritmos de la naturaleza, exceptuando la presencia o ausencia de lluvia. Pero, en general, muchos tenemos poca percepción sobre el ciclo lunar, los ciclos de los insectos y pájaros o las temporadas de algunos alimentos, como las frutas.

Por eso hoy La Canasta quiere invitarlos a recordar y apreciar la gran diversidad y los ritmos de los alimentos frescos de cosecha que se producen en nuestro país, siendo las temporadas de las frutas las que reflejan mejor esta realidad. Si nos transportamos mentalmente por Colombia seguro identificamos frutas propias de cada región. Las de tierra caliente o de la selva como mamoncillo, grosellas, chontaduro, borojó, tamarindo, zapote, mamey, guama, ciruelas, madroño, níspero, guayaba común, mango común, carambolo, camu – camu, copoazú, arazá, asaí; otras de tierra fría como pepino de agua, gulupa, curuba, tomate de árbol, uchuva, manzana y pera. Si pensamos en estas frutas, la memoria nos lleva a los vendedores de la calle o de las plazas de mercado, que con su oferta nos hacen vivir los ritmos de cosecha de nuestra tierra. Y tal vez vienen a nuestra memoria momentos de nuestra vida en fincas de la familia o de personas cercanas, la calle del colegio, la tienda del barrio o algún viaje por Colombia.

Cuando hay cosecha de frutas exóticas y nativas, hacemos lo posible por incluirlas en nuestras canastas y combos de cosecha. Así, nuestra red de comensales tiene el privilegio de disfrutar y experimentar con nuevos sabores y experiencias culinarias en casa con productos locales. Para La Canasta es fundamental aprovechar esta gran oferta de alimentos, que además son producidos de forma sostenible, y que nos llevan a conectarnos con el origen del alimento, su raíz campesina o indígena y los rostros de quienes producen.

La receta de la semana es Carambolo en almibar