Las virtudes de la remolacha | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“La remolacha roja (Beta vulgaris, var vulgaris) pertenece a la misma familia (Amarantaceas) y especie (Beta vulgaris) de la acelga. Aunque son dos subespecies distintas, tienen un ancestro común, la especie botánica Beta marítima, conocida popularmente como “”acelga marina”” o “”acelga bravía””, planta originaria de la zona costera del norte de África. Su cultivo es muy antiguo, data del siglo II a.C., y dio lugar a dos hortalizas diferentes: una con follaje abundante, la acelga, y otra con raíz engrosada y carnosa, la remolacha. Se sabe que los antiguos romanos y griegos consumían la raíz de la remolacha sólo para fines medicinales o la usaban como ofrenda a los dioses. Durante mucho tiempo, se consumieron las hojas como alimento. Fue hasta el siglo XV, cuando se popularizó el consumo de la raíz de la remolacha en Italia y Grecia, además de introducirse en Alemania, Inglaterra y a otros países de Europa hacia el siglo XVI. A América llegó durante la conquista, con los españoles.

La remolacha contiene principalmente agua (87%), carbohidratos (9%) y es una buena fuente de fibra. Contrario a lo que se cree, el contenido de azúcar de una remolacha roja no es alto, es similar al de media manzana (la industria azucarera usa la variedad blanca). Es, entonces un alimento energizante, ya que sus calorías son fácilmente asimilables por su contenido en fibra.

Sus principales vitaminas son el ácido fólico y algunas vitaminas del grupo B. En relación con los minerales, es una hortaliza rica en yodo, sodio y potasio. En sus hojas abundan los beta-carotenos y minerales como el hierro y el calcio. Este contenido la hace una aliada para cuidar nuestra salud, pues mejora la digestión, el funcionamiento del sistema inmune, corazón y vasos sanguíneos y glándula tiroides. También es depurativa. Las remolachas se han considerado durante mucho tiempo un afrodisíaco en muchas culturas. Son una fuente natural de triptófano y betaína, sustancias que promueven una sensación de bienestar.”