Los guardianes de semillas nativas: nuestros héroes - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Cuando los europeos fueron llegando a América durante la conquista, trajeron con ellos nuevos alimentos y semillas para el viaje y su estadía, y lo siguieron haciendo por muchos siglos pues la alimentación de acá era muy diferente a la de ellos. Con el tiempo, se fueron imponiendo nuevas costumbres, hasta el punto que muchos alimentos que se comían habitualmente se dejaron de cultivar y consumir. Afortunadamente muchos indígenas y campesinos tuvieron el valor y la astucia de guardar y conservar semillas antiguas que con el tiempo se volvieron a cultivar y consumir, como resultado hoy en día nuestra alimentación es una mezcla de sabores, colores y olores entre nuestros alimentos nativos y los nuevos que agregamos hace más de 500 años y otros más recientes que no eran nativos de América.

Dado que la alimentación es la base de nuestra existencia como seres vivos, contar con una diversidad de alimentos, es muy importante. Y por eso, está bien que hoy en día nuestra alimentación sea una fusión entre lo nativo y lo adoptado. Pero, como los humanos no estamos solos en la tierra y la forma de producir nuestros alimentos afecta a nuestro planeta y todos sus ecosistemas, donde estamos incluidos, lo que no funciona bien es el deterioro de los ecosistemas mientras producimos alimentos y transportarlos a grandes distancias cuando se pueden producir localmente.

La conservación y aumento de la diversidad es una de las claves para la supervivencia y sostenibilidad de muchas especies y ecosistemas. Contar con diferentes variedades de cada tipo de alimento nos asegura por un lado la soberanía alimentaria, pero por otro minimiza los riesgos del cambio climático y genera más equilibrio en nuestros ecosistemas. Por eso agradecemos a los guardianes de semillas por no hacernos olvidar totalmente a los alimentos nativos, que bien están adaptados a nuestro entorno y son muy nutritivos.

La receta de la semana es Jugo Verde