Minga, un propósito común | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

Por estos días en el contexto nacional resuena la palabra Minga, para unos un término común en el vocabulario diario y para otros totalmente desconocido. Minga es una palabra milenaria, originaria del quechua “Minka” que significa trabajo comunitario (la construcción de una casa, la siembra o la cosecha o una decisión colectiva, en donde todos participan y cada uno pone lo que puede). En el diario vivir las comunidades indígenas y tantos otros habitantes de Los Andes utilizamos esta palabra de los Incas y es un término que sigue en uso cuando reunirse por un propósito común es el objetivo.

Muchos se preguntarán ¿Y esto qué tiene que ver con La Canasta? Tiene mucho que ver, nosotros compartimos una ideología con las comunidades indígenas, afros, campesinas y ciudadanas que promueven la vida y el cuidado de la madre naturaleza. En La Canasta creemos y propiciamos el respeto por la vida, el cuidado de los recursos naturales y el fomento del buen vivir, que a propósito va de la mano con nuestro eslogan “cultivando el buen vivir” (este tiene que ver con el pensamiento ancestral Andino que propone una vida en equilibrio, donde la sociedad tiene una relación armónica con la madre naturaleza). Todo esto para decir que la agroecología, el sistema de producción de alimentos que practicamos y promovemos, resume la relación armónica con la naturaleza, es una forma de agricultura que practicaban nuestros ancestros, no importa si eres colombiano o extranjero, la agricultura ecológica se basa igual que en los tiempos de antaño en procesos ecológicos, la biodiversidad y las condiciones locales, manteniendo y mejorando la salud de los suelos, los ecosistemas y las personas.

En nuestra Red de Productores Campesinos y Campesinas es recurrente el desarrollo de mingas: para la siembra, para la cosecha, para la implementación de un canal de riego o para la construcción de un reservorio de agua, entre tantas actividades del agro. Las prácticas ancestrales hacen parte de nuestros sistemas de cultivos y es momento de reivindicarnos como practicantes de una producción y alimentación que nos acerca a nuestras raíces y que nos recuerda el mestizaje del que somos resultado.

La Canasta de hoy nos recuerda que somos hijos del maíz, de los procesos comunitarios y del cuidado de los recursos naturales que nos permiten gozar de alimentos sanos y nutritivos de nuestra red de más de 60 fincas ecológicas, también nos dice que en el conocimiento está el poder y que conocer nuestras raíces nos hace soberanos.

Receta de esta semana es Ensalada de quinua y guacamole