Mucha evidencia, poco cambio | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“En 1988, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) crearon el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), como respuesta al problema del cambio climático, el mayor desafío de la humanidad de los últimos tiempos. En varios informes, el último de ellos de agosto de 2019, se muestra con datos desde 1961, cómo el crecimiento de la población global, el aumento del poder adquisitivo y el cambio en nuestros patrones de consumo de alimentos, fibras, madera y energía, han generado tasas sin precedentes de uso de agua y suelos, lo que plantea un escenario futuro poco prometedor.

Según este reciente informe la agricultura es responsable del 70% del consumo de agua y de la acelerada tala de bosques para áreas de uso agrícola, pecuario y forestal, generando aumentos en las emisiones de Gases de Efecto Invernadero y pérdida de biodiversidad.
Tanto el IPCC como otras investigaciones han sido muy diligentes en documentar la velocidad en la que nuestro planeta pierde bosques, suelos, aguas y especies. Sin embargo las acciones requeridas para revertir esa tendencia que anuncia cambios futuros severos y que están a la mano para evitarlos no se promueven a la escala y velocidad requerida. Es un problema complejo, de escala global, requiere intervención política, intersectorial y comunitaria. En agricultura, la agroecología es claramente una opción viable, como también lo son las energías renovables, el aprovechamiento de “desperdicios”, incluso la ganadería sostenible bajo sistemas silvopastoriles intensivos.
Pocas cosas son tan poderosas para transformar el mercado, como las decisiones del consumidor. Para eso se necesita información, etiquetas claras, campañas equilibradas, pero sobre todo ¡consumidores conscientes!, como motor de cambio. La posibilidad de contribuir con nuestras decisiones de compra a transformar las prácticas de producción es enorme.

En La Canasta cada producto tiene un nombre campesino, cada Canasta varias fincas llenas de vida y una docena de familias valiosas de nuestro campo. Somos una alternativa viable.”