No hay obstáculos para La Canasta - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Llueva, truene o relampaguee, el trabajo en las fincas y de La Canasta, no se detiene y pase lo que pase hacemos lo posible por garantizar que tu pedido llegue a tu hogar el día miércoles. En circunstancias normales, haces tu pedido, usualmente el fin de semana, de tal forma, el día lunes sabemos qué y cuánto se debe cosechar, así que este día en todas las fincas se recolectan y alistan los diferentes alimentos que se enviarán a Bogotá el martes. Este día, las rutas llegan hasta algunas fincas o se reúnen en un punto de encuentro determinado cuando hay varios productores cercanos, algunas rutas se adentran en veredas, atravesando caminos sin pavimento, otras en centros poblados con buenas vías, reciben los productos y los llevan a Bogotá al centro de acopio, donde toda la tarde y hasta la noche se empacan para ser entregados el día miércoles.

Esta rutina semanal, funciona bien la mayoría del tiempo, pero cuando hay lluvias y tormentas, como en esta época, las cosas pueden cambiar de un momento a otro, como pasó hace 2 semanas en La Vega. Allá son 2 fincas, ambas ubicadas en zona montañosa, una a 1000 msnm y la otra a 1800 msnm. Normalmente los productores se encuentran en un punto de La Vereda El Roble con Jorge, el transportador que carga y trae los productos a Bogotá. Pero, ese lunes en la tarde, Gilberto de la finca y Reserva Natauta nos informó que tenía un derrumbe dentro de su finca y tenía bloqueado el camino totalmente para sacar sus productos, que eran alrededor de 270 kilos entre cítricos, bananos y otras frutas. Y así comenzó nuestra aventura del martes después de haber coordinado para que Gilberto cargara las canastillas hasta arriba del derrumbe, donde Giovana las recogería entrando con su camioneta en reversa por una vía muy empinada. Con el corazón latiendo a toda velocidad bajó en reversa por 200 m para luego salir victoriosa con la cosecha completa de las dos fincas para poder entregarlas a Jorge, con el agravante que su camioneta se varó en El Rosal y Giovana tuvo que ir hasta allá y esperarlo mientras desvaraba y aunque ya bastante tarde, lograron encontrarse y todos los productos llegaron a Bogotá con un retraso de unas 6 horas, pero sanos y salvos. Con imprevistos que afortunadamente pudimos sortear, logramos empacar las canastas que luego pudieron ser disfrutadas en sus hogares.

La receta de la semana es Banano congelado