Nuestra red solidaria | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“La Canasta tiende un puente entre pequeños productores y productoras en el campo y comensales en la ciudad. Esta facilitación de un intercambio relativamente directo entre eslabones, que en mercados convencionales son distantes, está basada en lógicas de economía solidaria, donde buscamos que todas las personas involucradas en este ciclo agroalimentario se relacionen entre sí sin que haya una parte que saque ventaja de la otra, sino que por el contrario todos “ganemos”.
Dentro de las lógicas del mercado convencional, esto no es lo habitual, pues cada parte hace lo posible por maximizar su beneficio, sin tener en cuenta las implicaciones de esto en la cadena que está detrás. De esa manera, los pequeños productores en el campo están, por un lado excluidos del mercado pues su escala no les permiten acceder a éste de forma competitiva, y por la misma razón, si logran acceder, se encuentran con condiciones bastante desfavorables pues su poder de negociación es muy bajo.
Es aquí donde toma forma La Canasta, facilitando esta relación entre pequeños productores que se agrupan en una amplia red con otros productores y ofrecen sus cosechas a comensales conscientes en la ciudad, que buscan alimentos agroecológicos cultivados con amor y dedicación por manos campesinas, conociendo así el origen de estos alimentos.

No está demás mencionar que no todo es color de rosa, en el camino nos encontramos con obstáculos que ponen a prueba este modelo. Pero es precisamente en estos momentos, cuando podemos fortalecer esta red. La labor de la agricultura está llena de riesgos, más aún en cultivos agroecológicos, donde precisamente por respeto a los comensales y responsabilidad frente al medio ambiente no se utilizan agrotóxicos. Esto implica que alguno que otro insecto, de esos que abundan en ambientes sanos, puedan colarse y dañar un poco los productos. Normalmente, en el mercado convencional, estos productos se desechan, incluso si están buenos en su mayoría, pero con algún defecto estético menor. Y claramente, el costo lo asumen el productor y el planeta.
Con esto en mente, te invitamos a seguir participando en La Canasta y relacionarnos entre todos para construir un ciclo agroalimentario sostenible.