Nuestros precios no han subido - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

El mercado de alimentos generalmente está gobernado por las leyes de oferta y demanda; cuando hay menor oferta para una demanda constante, los precios suben. En la coyuntura actual, con el Paro Nacional y los bloqueos en las vías, el abastecimiento de alimentos se ha complicado. Esto ha generado alzas en los precios de muchos alimentos en la última semana y lo paradójico de esta situación es que los campesinos y campesinas no han recibido necesariamente pagos más altos por sus cosechas. Incluso, más bien han perdido ingresos por alimentos que se pasan en la tierra o que envían y no llegan a su destino. Nos preguntamos ¿por qué si el cliente final paga más por sus alimentos, quien los produjo no se beneficia de esto? ¿Quién entonces?

En La Canasta nos incomoda esta situación. Incluso si la sacamos del contexto actual de problemas en el abastecimiento en las ciudades, nos damos cuenta que estas lógicas definitivamente no son favorables para los productores agrícolas, y menos aún entre más pequeñas sean sus producciones, porque tienen menor poder de negociación. Si siembro un lote de papa por ejemplo, y sé que las semillas me cuestan un monto determinado, sé que se van a demorar unos 4 meses y puedo calcular cuánto tiempo e insumos tengo que invertir en el cultivo, debería poder estimar la ganancia que esa siembra me va a dejar. Pero en la realidad no es así de fácil, y desafortunadamente la mayoría de los productores no tienen incidencia alguna sobre los precios de sus productos, es decir ¡no tienen ningún control sobre su propio negocio y si van a ganar o perder!

Desde nuestros inicios, hace 9 años, los precios de los productos son acordados cada año entre nuestro equipo y los productores, con participación de algunos comensales; a menos que haya condiciones que cambien y tengan incidencia en estos precios, tampoco varían con los altibajos del mercado y se mantienen estables. Gracias a este principio de economía solidaría logramos que los pequeños productores campesinos de nuestra red logren tener más control y definitivamente previsibilidad sobre su quehacer y así mismo puedan tomar decisiones al respecto, disminuyendo los riesgos que en otro tipo de mercados recaen principalmente en ellos.

La receta de la semana es Pan de maíz