Pequeñas producciones campesinas - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Desde que La Canasta se creó, hace más de 10 años, escogimos trabajar con pequeñas producciones en el campo para brindar a campesinos y campesinas sin mayores extensiones de tierra, la posibilidad de acceso a un mercado en el cual ellos no llevan las de perder, como sería el caso para la mayoría, pues por las cantidades que pueden cultivar, su poder de negociación siempre es muy bajo y los costos para comercializar directamente por parte de ellos lo harían inviable.

La elección de trabajar con estas familias campesinas hace que nuestro trabajo sea un reto más grande, pues a mayor número de productores, más comunicaciones y una labor de coordinación más compleja. De cualquier manera, seguimos firmes en nuestro propósito de acercar al campo y la ciudad, específicamente a pequeños productores agroecológicos a hogares en la ciudad, por medio de alimentos cultivados con amor y dedicación.

Hay muchas historias para contar sobre las diferentes huertas y familias, hoy queremos resaltar algo que se repite en varios casos dentro de nuestra red de productores. Muchas de las familias han agrandado sus huertas de autoconsumo, rescatando prácticas ancestrales de sus familias y vecinos, para mejorar sus cultivos. Durante varios años, desde cuando la Revolución Verde introdujo y difundió los cultivos con agroquímicos, gran parte de las prácticas ancestrales se fueron olvidando y afortunadamente, con la opción de mercado que brinda La Canasta, varias familias han desempolvado estos saberes para aplicarlos en sus huertas y así cultivar de manera más responsable con el planeta, con ellos mismos y con los comensales. Celebramos este gran logro y esperamos poder seguir apoyando cada vez más familias que apuestan por una agricultura más sostenible. Esto es algo que solo lograremos con la participación de muchos más comensales que le apuesten también a este modelo de mercado.

La receta de la semana es Jugo de curuba, yacón y limón