Resilencia en tiempos de pandemia | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“Estamos viviendo una experiencia global que jamás hubiéramos imaginado, experimentando, de uno u otro modo, un cambio rotundo en nuestro estilo de vida. Por esta razón, queremos compartir la experiencia sobre los cambios que vivimos en La Canasta, valiéndonos de un término que abarca esta situación, “resiliencia”, la capacidad que tenemos los seres humanos para adaptarnos a situaciones adversas, término que ha cobrado relevancia también en el ámbito ambiental, por los acontecimientos relacionados con el cambio climático. Esta, al mismo tiempo simboliza el reconstruirnos, por lo que aprovechamos para compartir como La Canasta se adaptada en esta crisis, tanto en el campo como en la ciudad, para seguir con nuestras labores.

Doña Inés vive en La Pradera y, además de producir queso campesino, tiene el restaurante familiar “La Conejera”. Con la situación actual su restaurante está cerrado y ahora está preparando muchos quesos más, gracias a que la demanda de los productos de La Canasta se ha incrementado con nuestra red de comensales cocinando en casa. Doña Inés también prepara un delicioso arequipe, así que desde la semana pasada lo incluimos en nuestra disponibilidad y ella, aunque tiene La Conejera cerrada, está recibiendo mejores ingresos al aumentar su producción de quesos y arequipes. En Boyacá la situación rural es bastante difícil. El acceso a las veredas y municipios ha sido vetado para las personas que van desde Bogotá, por lo que nuestros aliados campesinos han optado por asociarse con otros vecinos, con los que no se relacionaban antes, realizando transportes compartidos y así mismo experimentando solidaridad y apoyo mutuo.

Para el caso de la logística de La Canasta, llevar alimentos a más personas ha promovido la contratación de más personal, tanto para el empaque como para el transporte, por lo que hemos generado más empleo a personas que en este momento no pueden desarrollar las actividades que antes realizaban. El COVID-19 nos ha golpeado a todos, económica o emocionalmente, y aunque son pocos los ejemplos aquí mencionados, la generalidad es la adaptabilidad y fortalecimiento de nuestros lazos de solidaridad y empatía.”