Se “hieló” el cultivo | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“Aunque las heladas han sido frecuentes en los alrededores de Bogotá desde que tenemos memoria, su intensidad y regularidad, como viene sucediendo con otros fenómenos climáticos, parece ser mucho mayor hoy día. Muchos productores perciben que nunca antes habían presenciado tantas y tan fuertes heladas de forma tan continuada.
En la ciudad de Bogotá las noches son simplemente algo más frías, aunque abrigadas por el calor atrapado entre asfalto y cemento; hermosamente estrelladas, pero ocultas en una gruesa capa de contaminación lumínica y humo. De día el Sol nos hacen sentir de vacaciones en tierra caliente, hasta sabroso.
Mucho se escucha sobre el impacto del cambio climático, pero el presente ya es suficientemente complejo, mucho más para los productores del campo a quienes el clima les suma un factor de enorme riesgo e incertidumbre en su actividad, pues la cuestión ya no está en si habrá helada, invierno o verano, sino en qué tan intenso será el fenómeno y cómo lo podrán enfrentar.

La agroecología es una de las apuestas para solucionar dificultades como las heladas, que enfrentan los productores. Es una medida de adaptación al cambio climático, que a su vez contribuye a mitigarlo, capturando carbono, en lugar de liberarlo. Esta práctica de cultivo permite conservar mejor la humedad en el suelo y por ende elevar la temperatura en las noches, protegiendo los cultivos.
La combinación de diversas plantas, árboles y arbustos, así como la vida en los suelos de un cultivo ayudan a regular mejor el clima, reduciendo el calor y conservando la humedad en el suelo en verano y abrigándolo cuando los fríos son extremos. La diversidad de un cultivo y en especial la variedad y uso de semillas nativas, contrario al monocultivo convencional, igualmente contribuye a reducir el riesgo de pérdidas del productor.
Es así como la agroecología se afianza como una alternativa para resolver y enfrentar los fenómenos climáticos que cada vez son más extremos.”