Seguimos conectando al campo con la ciudad - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Empezamos este escrito en la noche del lunes, después de un día de mucha incertidumbre para quienes trabajamos en La Canasta. Ese día arrancó con la llamada de uno de los productores que venía de Guaduas con varios alimentos y nos dijo que iba de vuelta, pues por los bloqueos no le fue posible entrar a Bogotá. Siguieron mensajes de las fincas en Subachoque y el Rosal, dónde había incertidumbre sobre si cosechar o no, pues no era claro si los transportadores podrían llegar a sus fincas para traer los productos a Bogotá. Siguieron las dudas de El Boquerón y Agua Bonita, ya que el paso por Fusa no se veía mejor. ¿Qué hacer? ¿Pedir a las fincas que cosecharan, esperando que no hubiese bloqueos que impidieran la recogida, o cancelar las cosechas de lo que no se había cosechado aún y asimismo cancelar las entregas del miércoles? La decisión fue seguir adelante, a pesar del panorama tan complejo, pero la duda que surge es sobre quién debería asumir el riesgo de que los productos no puedan llegar a Bogotá y se pierdan en las fincas. Pensamos que no sería justo que el riesgo recaiga únicamente en los productores, La Canasta tampoco puede asumir el costo de los productos, además del de los transportadores que se desplazan sin suerte, pero tampoco sabemos si quienes hicieron los pedidos y no reciben los productos deben pagarlos. En fin, la respuesta no es fácil. Bienvenidas las ideas al respecto.

Retomamos este escrito inconcluso hoy martes, cuando ya recibimos los productos con excepción de los que venían de Fusa, donde nunca hubo paso para ellos. Las frutas de Wilson siguen en el camión y los alimentos de Jairo y Judith se quedaron cosechados esperando que el camión pudiera subir por ellos, pero eso nunca pasó. Nos tocó valernos de algunos productos que pudimos conseguir con aliados aquí en Bogotá, pero muchos productos no llegarán a sus casas como hubiésemos querido. Consideramos que la decisión que tomamos ayer de seguir adelante y no cancelar las cosechas y entregas fue buena al fin y al cabo, pues la mayor parte de los alimentos si llegaron, pero otros tristemente no. Nosotros por lo pronto seguiremos haciendo lo posible por conectar al campo con la ciudad, así encontremos bloqueos en el camino.

La receta de la semana es Pasta con espárragos