Un homenaje a la vida de Doña Maria | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

“Conocimos a Doña María en el 2012, cuando estábamos haciendo nuestras primeras búsquedas de productores para empezar con esta Red de La Canasta. Por referencia, llegamos a conocer la huerta urbana de Doña Helena, que estaba ubicada en pleno centro internacional, entre la Cra. 7 y La Perseverancia, pero como no es prioridad para La Canasta trabajar con huertas urbanas, ella nos recomendó subir a conocer la Huerta El Castillo, de Doña María, que queda al pie del cerro de Monserrate, sobre la circunvalar.
Subimos y Doña María nos recibió en la entrada y desde ahí comenzamos a caminar por entre sus hermosos cultivos de lechugas y otras hortalizas. Abajo, al lado de su casa, nos ofreció café, como siempre hacía con todos sus visitantes. Estuvimos charlando un rato mientras recorríamos su huerta, que copaba todos los espacios alrededor de su casa y nos contó que, tanto ella como su esposo Don José, eran de origen campesino y habían aprendido de sus papas y abuelos a cultivar alimentos de manera tradicional.
Desde ese día nos enamoramos de Doña María, de Don José y de su trabajo cultivando hortalizas. Doña María siempre estaba dispuesta a recibir visitas y a sacarnos de apuros con productos que nos habían faltado de otras fincas y como dijimos, siempre nos recibía con un tintico o un juguito recién hecho. A Don Humberto, el transportador que recogía sus productos, cada semana lo recibía con almuerzo además del tinto y el jugo.
Lamentablemente, Doña María falleció el pasado 30 de diciembre por problemas de corazón. Deja en nosotros y en La Canasta un gran vacío, pero innumerables buenos recuerdos de su buen humor y generosidad. Además nos deja un ejemplo de lucha constante, pues sus últimos años fueron difíciles, su esposo Don José tuvo un desprendimiento de retina hace un tiempo y su visión se vio muy afectada. También vivió una incansable lucha para poder permanecer en la tierra que su esposo heredó hace varios años y donde juntos levantaron su hermosa huerta y con ella a su familia, ya que en los últimos años, el distrito quiso sacarlos de ahí, pero afortunadamente hasta la fecha no ha sido el caso.

Esperamos que Don José pueda seguir deleitándonos con las delicias que cultivaba en compañía de Doña María. ¡Tendrá todo nuestro apoyo y Doña María seguirá siendo parte de La Canasta en nuestra memoria!”