Gratitud y buena energía | La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Login

Register

Login

Register

Si todos recordáramos que cuando nos alimentamos ingerimos además del alimento físico la energía de la tierra. Plantas y frutos que han recogido la fuerza del sol, la frescura del agua, la vida misma a disposición de todos nosotros; sino que también nos nutrimos de la energía de todos los que intervienen para que ese alimento llegue a nuestra mesa. Si con alegría inmensa y profunda gratitud tomáramos nuestro alimento siempre así de forma consciente, no entraría la enfermedad en nuestros cuerpos y jamás tristeza y ansiedad ocuparían nuestros momentos. Aunque es importante estar actualizados de la compleja situación que estamos viviendo todos, lo es aún más, replicar lo bueno, lo bello, lo que nos ayude al bienestar. Pensar y sentir bien genera buenos ambientes de vida.

La labor de cada ser humano cumple una función particular que nos afecta a todos. Realizarla entonces con dedicación y cariño ya es un aporte positivo para toda la humanidad. Los desafíos que se presentan a diario, ha de resolverlos cada uno, pero sin lugar a dudas el abrazo energético de los otros, llega, nos anima y muchas veces nos consuela. La invitación es a estar atentos y recibir todo lo bueno que existe en este mundo. Millones de buenos pensamientos andan por ahí esperando a ser escuchados. Nosotros podemos sumar muchos más y entonces cuando menos pensemos estaremos viviendo en un nuevo mundo, uno más grato para todos. En un planeta que produce alimento de una manera tan generosa y asombrosa, a nadie debería faltarle nunca por ningún motivo.

Si bien todos ya merecemos una medalla, vivir ya es un triunfo; nuestros máximos héroes, los que doblan espalda y trabajan la tierra, con sus manos, con el alma, merecen nuestro respeto. Solo seres excepcionales logran con una tenacidad que no alcanzamos a imaginar, cultivar día a día la tierra, a merced por ejemplo de un clima impredecible, situación que los que trabajamos en otras cosas podemos de pronto solucionar con una sombrilla o teletrabajo, ellos no. Cuidar cada siembra logrando las mejores cosechas y generar alimento y vida para todos, es sin lugar a duda una labor magnífica. ¡Gracias a la Red de Campesinos de La Canasta!

Escrito por Elizabeth Lineros Martínez comensal de La Canasta

La Receta de la semana es Acelgas de colores al ajillo