Ser comensal de La Canasta - La Canasta - Mercados Agroecológicos a Domicilio en Bogotá

Este mes quiero compartir un ejemplo de proyecto al que le agradezco en silencio todos los días cuando me alimento, y al que le tengo mucha admiración porque veo un trabajo consciente, sincero y coherente. Se trata de La Canasta, un tejido conformado (como ellos mismos dicen) por los diferentes actores de un ciclo agroalimentario incluyente, corto y consciente, que comienza en los productores y se cierra en los comensales. Este ciclo incluye la entrega a domicilio de mercados en Bogotá, Chía, Cota, Cajicá y Zipaquirá. Es de esos proyectos con los que me siento tan identificada y por esto mismo agradecida de poder hacer parte como consumidora. Se siente bien cuando hay alternativas que nos permiten ser coherentes con nuestras convicciones. Y eso me lo permite La Canasta… ser coherente. Me ha demostrado que sí es posible:

* La producción sostenible de alimentos.

* El consumo consciente, local, y de alimentos nativos.

* El cuidado de la biodiversidad y sus ecosistemas.

* Aplicar los principios de la economía solidaria y el comercio justo.

* Conectar pequeños productores con consumidores.

* Generar mínimos desperdicios de alimentos y empaques.

Gracias amigos de La Canasta por todo su trabajo y por darme la oportunidad de hacer parte de una Red que me permite recibir alimentos con menos empaques donde puedo además retornar envases y recipientes. Me permite conocer otros “comensales” con inquietudes similares a las mías y aprender de los demás.

Escrito por Ana María Lora, comensal de La Canasta

La receta de la semana es Jugo de remolacha, limón y jengibre